Libertad, mujeres y bicis

0
729
Foto tomada de: http://djd9pi028g05f.cloudfront.net/wp-content/uploads/2016/05/04095212/mujeres-en-bicicleta-finales-del-siglo-xix.jpg

En 1880 en Estados Unidos se realizó una renovación del sistema nacional de carreteras. Este proyecto se llevo acabo debido a las malas condiciones que tenían que soportar los ciclistas cuando se transportaban por esos caminos sin pavimentar. Adicionalmente, esto facilitó la venta y la circulación del auto-móvil.

Luego, en el año de 1897, por cada 30 habitantes el gobierno de USA entregaba una bicicleta. La personas que las utilizaban eran principalmente los hombres; mientras que las mujeres dependían de la decisión de si un hombre las quería transportar o no. La mujer era un persona sometida.

Sin embargo, la bicicleta se convirtió en una herramienta para comenzar a cambiar esta situación y ayudó, aunque de manera incipiente, a que las mujeres ganaran algo de autonomía. El transporte ya no era problema para ellas, sino la cantidad de trabas que la sociedad les imponía porque no querían que fueran independientes.

Las mujeres que querían montar bici y ser independientes tenían que disfrazarse de hombres para no ser atacadas, por lo que su vestimenta tuvo que tener un cambio. Los vestidos de corsé gruesos y largos que tenían, ahora debían ser más ligeros para poder controlar de forma más óptima la bici, y el pelo tenía que ser corto para verse como hombres. La situación para ellas era muy complicada, pero aún así no se rindieron.

Las mujeres pedalearon tan fuerte en contra de estas injusticias que al final lo lograron. Se pudieron liberar hasta cierto punto de esa opresión cometida por los hombres de ese tiempo.

Por último, queda por decir aún siguen existiendo limitaciones para que las mujeres hagan uso pleno de las bicicletas en las ciudades. Por ejemplo, sólo hasta el 2013 las mujeres en Arabia Saudí lograron obtener el derecho a montar bici, pero solo en momentos de ocio y en parques. Es decir que todavía falta mucho, pero se va a lograr, porque cuando uno se sienta en la bici y pedalea fuerte por sus objetivos no hay nada que lo frene. Por eso desde El Bicitante apoyamos todas las acciones que promuevan que más personas, sin importar su género, se suban a la bicis. Si quieres saber más sobre el tema acá hay un buen artículo que además presenta una bibliografía bastante completa al respecto.

 

 

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí